"Matcha Madness", o mi obsesión con el té verde en Japón

Los que leáis el blog a menudo a lo mejor habéis notado que últimamente he estado haciendo repostería con matcha (té verde japonés en polvo), como estos cupcakes y estos macarons. La verdad es que este tipo de té verde tiene un sabor amargo que me encanta, y por eso va tan bien con la repostería, porque le hace falta el equilibrio con el azúcar. Es tradicional servirlo con wagashi, o pequeños dulces que se toman antes de beber este intenso y delicioso té. Los pastelitos son demasiado dulces para tomarlos por sí solos, pero con matcha son una combinación perfecta. Seguro que veréis más recetas con matcha en el blog próximamente...

Y es que siempre me ha gustado mucho el té verde en general —la variedad sencha, por ejemplo, no falta nunca en casa— así que cuando fui a Japón sabía que iba a beber mucho té (no solo verde), y también "comer" mucho matcha. Porque en Japón hay una infinidad de dulces hechos con este ingrediente. Desde golosinas y helados de supermercado, hasta bollería y pastelitos de lo más delicados. Mi reto era probar un dulce con matcha diferente cada día. Eso sí, el helado de cucurucho lo tuve que repetir varias veces porque estaba riquísimo. ;)

Mis amigos ya me llamaban "The Matcha Monster", y casi me vuelvo de color verde.  :)
¿Os gusta este tipo de té? A ver qué os parece la selección...

{Té matcha y wagashi en los jardines Hama Rikyu de Tokio}

{¡Hasta los helados del súper estaban ricos!}


{Bollito de matcha relleno de alubias azuki}

{El matcha latte, también se encuentra en Starbucks.}

{Galletas varias rellenas de matcha —del mercado Nishiki en Kioto}

{Otra delicia dulde del mercado de Nishiki en Kioto}

{El mejor helado artesanal de Kioto, en Gion Kinana}


***

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada