30 octubre 2014

48h en Gangnam, Seúl

Gangnam, ese distrito de Seúl tan conocido ya internacionalmente gracias a una famosa canción. Gangnam representa el lujo, la modernidad, el diseño, las marcas y muchas de las cosas que asociamos con una ciudad del s. XXI como Seúl. Grandes rascacielos, oficinas, tiendas, galerías, cafés... y clínicas de cirugía plástica. Eso es Gangnam, pero también guarda alguna sorpresa, como un templo budista del año 794 (Bongeunsa) o un estudio 'meca' del taekwondo (Kukkiwon). En mi última visita a la ciudad me propuse pasar 48h en el distrito de Gangnam y conocerlo un poco mejor. ¿Os venís a verlo?

Gangnam Station area • 

{Uno de mis edificios favoritos, la curvada GT Tower}






{Samsung d'light, el lugar donde ver y tocar todas las novedades de Samsung}




Samseong Station area • 


{COEX: centro comercial, edificio de conferencias, acuario, cine y demás}


{El templo budista Bongeunsa, del que os hablaré más en otro post ;) }


{Un descanso para tomar un heladito de chocolate Godiva nunca viene mal —este en la Hyundai Dept. Store}

{Las tumbas reales de Seonjeongneung, próximamente en el blog ;)  }

Apgujeong-dong • 






<<>>

27 octubre 2014

TOP 10: Cosas curiosas sobre Corea (2a parte)

¡Buenas! Aquí estoy de nuevo, con la continuación del post anterior sobre las cosas que me han sorprendido desde que vine a vivir a Corea. La lista no está en un orden específico. Es más bien una recolección anecdótica, subjetiva y personal. ;)  ¿Seguimos?

6. El color rosa
El color rosa chicle, ese 'rosa Barbie', se suele reservar en Europa y USA para juguetes cursis y vestidos de princesa. Sin embargo, en Corea está presente en productos que no me esperaba. Aparte de que los chicos jóvenes pueden llevar toques de este tipo de rosa sin problemas, o que se ve en accesorios de telefonía o productos de papelería, lo que más me sorprendió es encontrarlo en tantos productos para el hogar. Cuando fuimos a comprar cosas para la casa, fue curioso ver sartenes, tendederos, electrodomésticos (o no hablemos ya de toallas o paños de cocina) en este color. Ahora puedo decir que tengo una sartén rosa. :)



7. Cultura del coche
Corea es un país de coches. No sé si esto me sorprendió demasiado, sabiendo que son un país líder en producción de automóviles con marcas como Hyundai, Kia, SsangYong o Daewoo. A la gente le gusta su coche y muchas ciudades no son tan cómodas para los peatones como debieran. En Daejeon, los pasos de peatones con semáforo suelen tardar bastante en ponerse en verde para los caminantes y duran un suspiro, mientras que los coches fluyen rápidamente sin problema. Y esa es otra curiosidad, en muchas zonas de la ciudad el límite de velocidad puede ser de hasta 80 km/h. Los conductores son bastante agresivos conduciendo (he visto un par de veces a una ambulancia intentando hacerse camino entre el rápido tráfico que no cedía), pero a la vez no parecen agresivos hacia otros conductores. No se oye el claxon en los atascos como en otros sitios. ;)



8. Paga la cuenta al salir
Esta es una costumbre que la verdad me gusta mucho. En los restaurantes de Corea siempre se paga al salir. No hay que esperar a que te traigan la cuenta, y tú mismo te levantas cuando quieres y vas a la caja de la entrada a pagar por tu comida o cena. Me parece que agiliza el servicio y ahorra el tener que llamar al camarero o camarera, esperar la cuenta, el cambio, que te devuelvan la tarjeta, etc.



9. Redondear... hacia abajo
Esto es simplemente una cuestión práctica, pero que no deja de sorprender. Sobre todo en los taxis, si la carrera sale un número poco redondo, por ejemplo 10,100 won, el taxista redondea hacia abajo a 10,000 won. Me ha pasado varias veces. Y también en una tienda en la que el cambio salía algo complicado y la dependienta (y dueña) redondeó hacia abajo el total, también a modo de agradecimiento por comprar bastante.



10. No hace falta decir adiós
Una curiosidad cultural que tuve que confirmar con un amigo coreano. Cuando hablan por teléfono, los coreanos no se suelen despedir. Imaginaos en español o en inglés, que a veces estás un buen rato despidiéndote, que si esto que si lo otro, hasta que cuelgas por fin. En Corea simplemente dicen lo que tienen que decir y cuelgan sin más. Ni adiós ni nada. Muy práctico. :)


<<>>

25 octubre 2014

TOP 10: Cosas curiosas sobre Corea (1a parte)

Acaba de hacer 2 meses desde que vine a vivir a Corea del Sur. Como siempre que vas a una cultura y un país nuevos, hay cosas que te sorprenden porque son muy diferentes a lo que estás acostumbrado, o porque las desconocías por completo. Aunque había leído bastante sobre Corea antes de venir (y hablado con amigos coreanos), algunas cosas me han llamado la atención...

1. Qué es caro, qué es barato
Normalmente las cosas que son exóticas en un país, aquello que es una importación de otra cultura, es lo que resulta más caro. En Corea, el transporte es muy barato y eficiente. Se puede ir en bus a cualquier rincón del país. Hay muchas rutas, los autobuses están muy bien y los conductores son majos y te ayudan si tienes preguntas. El metro también es barato. En Seúl, por ejemplo, el billete sencillo vale menos de 1€, y los trenes son rápidos y pasan a menudo. Incluso el tren de alta velocidad no es caro si lo comparamos con Europa. Por menos de 50€ i/v hago el trayecto de Daejeon a Seúl en unos 50 minutos.


Otra cosa que es más barata en Corea que en Europa (y mucho más que en USA) es... ¡la cirugía plástica! Corea del Sur es una meca de la cirugía plástica, sobre todo para los países asiáticos cercanos, que vienen a Corea a operarse por la calidad del servicio y los resultados "naturales". Nada de cambios demasiado obvios como en las culturas occidentales. Seúl (y el barrio de Gangnam en particular) es la 'zona cero' de las clínicas de cirugía plástica en el país, y es común verlas anunciadas en las estaciones de metro.


En cambio, a pesar de que hay una muy extensa cultura del café (ver #4 más abajo), al ser algo relativamente nuevo y exótico, una taza de café puede costar hasta más de W6,000 (más de 4€), mientras que por el mismo precio puedes comer una ración de comida coreana en muchos sitios.

Pero lo que más me ha sorprendido en cuestión de precios es el alimento para mascotas. Es verdad que no compramos el más barato del mercado, sino una marca orgánica coreana, pero aún así el precio es muy alto respecto al de otros productos.

2. Las parejas matchy-matchy
Algo muy divertido de ver en Corea son lo que yo llamo "matchy-matchy couples", o parejas de novios que coordinan sus vestimentas. Es así. Las parejas (más bien los veinteañeros) salen a pasear con sus modelitos coordinados. A veces solo llevan el mismo modelo de zapatillas Nike, por ejemplo, pero otras van coordinados de pies a cabeza. La industria de la moda se ha puesto las pilas y vende ropa para que las parejitas puedan coordinarse.




3. Las puertas no se abren con llaves
En Corea no existen ya prácticamente las llaves. La única que tengo es para la taquilla de la piscina. En las casas, las oficinas, etc. siempre se utilizan las cerraduras electrónicas. La de abajo es una de las más comunes (de Samsung, of course) y parecida a la que tengo en mi apartamento.


4. La cultura del café
La cultura del café y los coffeeshops en Corea está más que arraigada. Muchas veces parece que es más fácil encontrar una cafetería que un restaurante, y la calidad del café (aunque caro) es buena. En general prefiero los coffeeshops independientes, pero la mayoría de las veces son cadenas lo que encuentras. Algunos de los más comunes: Angel-In-Us, Ediya, A Twosome Place, Holly's, Tom N' Toms, Caffé Bene... y entre las importadas se encuentran Starbucks y The Coffee Bean.


Lo que me ha sorprendido es que es difícil encontrar realmente coreano fuera de las teterías tradicionales de barrios como Insadong, en Seúl, donde tienen cartas extensas de variedades de té coreano como ginseng, jengibre, etc. En el supermercado sí venden té verde muy rico de la isla de Jeju, que es lo que tomo habitualmente cuando estoy en casa.

5. Coreanos en cuclillas
La manera tradicional de comer Corea es sentándose en el suelo y comiendo en mesas bajas. Solo los restaurantes más tradicionales tienen esta disposición, pero es parte de la cultura. Quizá por eso sea tan común ver a personas en cuclillas por las calles, por ejemplo cuando esperan el autobús. Esto no es exclusivo de Corea, también se ve en China y Japón, pero resulta llamativo para el occidental, que tan acostumbrado está a tener las articulaciones algo atascadas. ;)



<<>>

Continuará...