Cupcakes de cacao y matcha

Mi obsesión con el en todas sus variedades, y en especial el té verde en polvo (matcha), llegó a límites inesperados en mi viaje a Japón. La cantidad de dulces elaborados con este sabroso ingrediente parece ilimitada y claro, cada día me propuse probar al menos uno nuevo. Sin duda uno de mis favoritos fue el helado de matcha, pero los ricos dulces rellenos también me apasionaron. :)

Y claro, todavía "estoy quitándome" de esta obsesión poco a poco a mi vuelta a Valencia. Para que me sea más leve, el otro día hice unos cupcakes con cubierta de matcha.

{El matcha lo podéis encontrar en tiendas de té especializadas, tiendas japonesas o en línea. Para cocinar hay que comprar el de grado inferior, más barato, porque el matcha de grado superior se utiliza para la ceremonia del té y sería un desperdicio utilizarlo en repostería. En Europa por desgracia se vende caro, aunque se utiliza muy poca cantidad porque tiene un sabor fuerte.}

Aquí tenéis estos cupcakes que, además, son muy versátiles. La base de cacao es sencilla y deliciosa, y la cobertura puede hacerse también con cacao en polvo si no tenéis matcha.






Ingredientes (para 12 cupcakes)
1 taza de leche
1 cucharada de vinagre de manzana
1 cucharada de esencia de almendra
3/4 de taza de azúcar moreno
1/3 de taza de aceite de girasol
1 taza de harina
1/4 de taza de almendra molida
1/4 de taza de harina de repostería
1/3 de taza de cacao en polvo sin azúcar
1 cucharadita de bicarbonato sódico
1/2 cucharadita de sal

8 oz (225 g) de mascarpone
2 cucharadas de mantequilla reblandecida
3/4 de taza de azúcar glas
1/2 o 1 cucharada de matcha
1–2 cucharadas de leche, según sea necesario


Preparación
1. Precalentar el horno a 180°C.
2. En un cuenco, mezclar la leche con el vinagre y dejar reposar unos minutos (para hacer una especie de buttermilk). Añadir la esencia de almendra, el azúcar y el aceite.
3. En otro cuenco, tamizar las harinas y la almendra, el cacao, el bicarbonato y la sal. Añadir la mezcla de leche a esta mezcla y remover bien.
4. Engrasar un molde para cupcakes o ponerle fundas. Echar la mezcla hasta llenarlas unas tres cuartas partes. Hornear unos 18–20 minutos en la parte media del horno, o hasta que salga limpio un palillo al insertarlo en el medio. Dejar enfriar por completo.
5. Mientras se enfrían los cupcakes, preparar la cobertura: Batir la mantequilla, el mascarpone, el azúcar glas y el matcha tamizado (muy importante, o se apelmazará). Podéis ajustar la cantidad de matcha según el color y el sabor. Debe quedar un color verde bastante intenso. Si sustituís por cacao, podéis utilizar unas 3 cucharadas de cacao en polvo (yo uso el de Valor). Si la notáis espesa, se puede añadir un poquito de leche, pero sin pasarse para que no quede muy líquida. Cuando los cupcakes se hayan enfriados, poner la cobertura por encima y meter en la nevera. Se puede decorar espolvoreando un poco de matcha por encima, cacao en polvo, ¡o ambos!


{La receta está MUY adaptada, pero se basa en esta de Sprouted Kitchen.}

1 comentario:

  1. Increíbles! Estaban de muerte. Gracias, a ver si consigo matcha y un poco de tiempo...

    ResponderEliminar