¿Dónde estuvo Chic Soufflé en 2013?

Otro año ha pasado y aquí estamos de nuevo, después de 2011 y 2012, haciendo repaso de los viajes que tuve la suerte de realizar en 2013. Enero para mí es un mes de hacer balance del año previo... y nuevos planes para el año entrante.

Parece que a veces la vida pasa tan rápido que casi ni nos damos cuenta. Es bonito repasar fotos, notas y recuerdos que hemos ido acumulando durante el año... apreciar y valorar todos los buenos momentos que hemos disfrutado y olvidarse de los malos ratos.

Venga, ¡a por el 2014!  :)

Pero no sin antes cerrar el 2013 con esta especie de "diario de viajes y experiencias".
A ver adónde fui a parar en este año pasado... ¿me acompañáis?

enero-febrero

Los primeros meses del año suelen ser, en el hogar chicsoufflero, meses en los que las maletas no salen del armario. Después de las Navidades, y con el invierno tan templado de Valencia, me encanta disfrutar de la ciudad estos meses, descubrir lugares nuevos, hacer alguna manualidad, cocinar y prepararme para los viajes que vayan a venir.

Algunas de mis recetas favoritas de estos meses fueron los donuts de almendra al horno, los macarons de té Earl Grey, English muffins, carrot cake cupcakes, o este pastel de limón y semillas de amapola.

Pero estos meses también son para mí meses de mucho cine, porque en mi casa el cine es como un deporte, y los primeros meses del año son la época de todos los premios hollywoodienses habidos y por haber... culminando en los famosos Oscars.

En febrero empecé también un proyecto nuevo: una página de recomendaciones de libros para Kindle USA llamada Kindle Books Under $5.

marzo

La Albufera, Valencia

Mascletà vista desde arriba
En marzo nos quedamos en la ciudad el tiempo justo para empezar a ver el ambiente fallero, alguna que otra mascletà, disfrutar de las zonas naturales entorno a la ciudad y de la playa (preciosa y tranquila en invierno). Pero aprovechamos también para salir unos días, huir de la pólvora y visitar dos ciudades que tenía MUY pendientes: Sevilla y Córdoba. Fue una escapada muy especial. El viaje lo hicimos en el AVE desde Valencia, muy recomendado porque es rápido y relajado, y porque en menos de 4 horas te plantas en Sevilla.

Gracias a unas muy buenas recomendaciones comimos de maravilla y pudimos ver lugares preciosos (e icónicos) de la ciudad, que me encantó y a la que espero volver pronto. 

En Córdoba tenía por supuesto unas ganas tremendas de ver la Mezquita por fin, y a pesar de que conocía su grandiosidad, verla en vivo y en directo me impresionó de verdad.



Pero, ¿por qué parar aquí? Una semana después volvimos a hacer las maletas para ir a una ciudad muy especial, de esas que te quita el aliento, y una continuación perfecta a nuestra visita a la Mezquita cordobesa: Estambul.

Un viaje espectacular, en el que nos recorrimos la ciudad de arriba abajo, sus mezquitas, sus callejuelas, sus puentes... y sus aguas. Porque una de las cosas que más me gustó de la ciudad es que está rodeada de agua, y el Bósforo la divide a la vez que la une. La otra cosa que me conquistó en Estambul es por supuesto la gastronomía, tan variada y deliciosa, lo cual se puede apreciar en este post que le dediqué.

Té junto al Bósforo en Üskudar, Asia

abril

A la vuelta de Estambul tuvimos la ocasión de hacer "una paradita" de unas horas (muy bien aprovechada) en una de mis ciudades favoritas: Roma. Como ya conocemos un poco la ciudad, fue fácil elegir algunos de nuestros lugares favoritos y pasar unas horas perfectas entre vuelo y vuelo en la capital italiana. No faltaron a la cita el Trastévere, Piazza Navona, la pizza y los capuccinos.



El resto del mes fue más casero. Acogimos a un par de gatetes preciosos de pocas semanas que crecieron y fueron adoptados, disfrutamos de la primavera valenciana y de algunos restaurantes, de lugares favoritos de los cuales os he contado y otros de los que os contaré... 



mayo

En mayo volvimos a uno de mis lugares preferidos en España, el Valle de Tena en el Pirineo aragonés, y más concretamente, a Lanuza. Ya os hablé de este precioso hotel rural y de algunas de mis cosas favoritas de esta zona montañosa. Para este año tenemos planeada otra escapada pirenaica (¡qué ganas!), pero por ahora me tengo que contentar con las fotos de viajes pasados y los recuerdos de nuestras excursiones por las montañas...


En este viaje volvimos a cruzar la frontera hacia Francia. Pasamos por las bonitas aunque retorcidas carreteras de los puertos de montaña pirenaicos y llegamos hacia Pau, donde justamente se celebraba esos días el Grand Prix. Las calles del centro de Pau tienen rincones muy bonitos y unas espectaculares vistas a los Pirineos "desde el otro lado".



junio

Junio fue el mes de Viena. Por segundo año consecutivo tuvimos la oportunidad de vivir un mes en la ciudad por motivos de trabajo. Fue una buena excusa para conocerla más a fondo y descubrir partes nuevas de la ciudad. Hicimos una verdadera peregrinación cafetera por la ciudad, como os conté aquí, probamos más platos de la cocina austríaca (y más dulces), fuimos a grandes museos que no nos dio a tiempo a visitar anteriormente y descubrimos nuevas razones para visitar esta ciudad (como los Heuriger donde probar sus ricos vinos y tapas a la austriaca).


Aprovechando que volvíamos a Austria, decidimos pasar un fin de semana en Salzburgo. Un lugar precioso para pasear y perderse, pero cuidado con las olas de calor en verano porque la temperatura en este valle de los Alpes sube sin pudor.



julio-agosto

En mi vida a contracorriente, estos meses son a menudo meses de pocos viajes. Este año pasado fue así. Tocaba volver a casa, pero con la suerte de estar junto a la playa y tan cerca de tantos sitios bonitos, siempre se encuentra algo que hacer para evadirse de la rutina. Además de acoger a dos gatitos más (Pintura y Leo), también nos escapamos a Alicante un par de fines de semana: a las preciosas calas de Xàvea y a la Sierra Mariola.




A pesar de ser unos meses de mucho trabajo, en la ciudad siempre hay una paella que te alegre la semana.



septiembre-octubre

Después de no tener vacaciones en todo el verano (porque —a pesar de lo que parece— en mis viajes largos suelo ir con el trabajo detrás), por fin llegó la recompensa: un viaje de un mes a la costa oeste de  EE. UU. en plan aventura en la carretera (y casi sin trabajo pendiente ;). Como os conté con detalle en este post, fuimos en coche desde Seattle hasta San Diego, haciendo acampada, visitando varias ciudades, muchos amigos y familia, y espectaculares parques naturales. Las fotos hablan por sí solas.



Como no podía ser de otra manera (conociéndome) también os conté el "tour gastronómico" del viaje en este post.



noviembre

Comenzamos el mes con una visita a una localidad muy cercana a Valencia — Xàtiva— que tiene un castillo bien bonito para visitar y disfrutar de las vistas del valle de Albaida.


Noviembre fue también cuando corrí mi primera carrera de 10 km. Aunque ya llevaba años corriendo asiduamente, el año pasado comencé a tomármelo más en serio, entrenando para carreras de más de 8K y corriendo 4–5 veces por semana. Ahora mismo me estoy preparando para un 15K, y espero llegar este año al medio maratón (¡uf!). Mi primer 10K fue muy especial porque se celebraba en paralelo al Maratón de Valencia, con una llegada a meta espectacular en la Ciutat de les Arts i les Ciències.


Este mes además tuvo lugar una celebración muy especial en mi casa americano-española: Thanksgiving. Como no solemos ir a EE. UU. en esas fechas, la celebramos aquí a nuestra manera, y no faltaron el pavo y las tartas (de manzana y de calabaza).



diciembre

Por primera vez en mucho tiempo nos fuimos de vacaciones durante el puente de diciembre. El destino elegido fue otra de esas ciudades pendientes en nuestra lista: Salamanca. Me pareció una ciudad preciosa y romántica, a la que seguro que volvemos en cuanto tengamos oportunidad.



Además estuvimos un par de días en la Sierra de Francia, al sur de Salamanca, para desconectar un poco y hacer senderismo. Bueno, y para descubrir los placeres del jamón ibérico de bellota y el vino de Castilla y León. No digo más.  :)



Y qué os voy a contar del resto del mes, un mes de mucho cocinar, celebrar, etc., ¡que se me ha pasado volando! Espero que hayáis comenzado bien el año. Nos vemos por aquí.  :)


{Todas las fotos son de mi cuenta de Instagram}


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada