Caramelized Garlic Tart
(Tarta de ajos caramelizados)

La receta de hoy es una tarta salada para todos los amantes del ajo y el queso de cabra.   :)

Me cautivó por la manera de preparar los ajos —3 cabezas nada menos—, que primero se escaldan y luego se caramelizan con romero y tomillo. El resultado es una rica tarta de sabor suave que además se conserva muy bien en la nevera y está igual o más buena al día siguiente.




¡Feliz fin de semana!

***
Ingredientes
1 lámina preparada de masa quebrada fresca (you utilicé la de Mercadona)
3 cabezas de ajo con los dientes pelados y separados
1 cucharada de aceite de oliva
1 cucharadita de vinagre balsámico
1/4 de litro de agua
3/4 de cucharada de azúcar
1 cucharada de romero fresco troceado
1 cucharada de tomillo fresco troceado (o seco, si no tenéis)
125 g de queso suave de cabra (el que venden en rulos)
125 g de queso curado o semi de cabra
2 huevos
6 cucharadas de nata líquida
6 cucharadas de crème fraîche
pimienta negra
sal

Preparación

1. Precalentar el horno a 180°C.

2. Preparar un molde para tartas con la masa. Pinchar la base con un tenedor y cubrir con papel encerado. Poner encima pesos de hornear o garbanzos secos para que la masa no suba en el horno. Hornear 20 minutos. Quitar los pesos y el papel y hornear 5 minutos más.

3. Mientras se hornea la base, preparar los ajos caramelizados. Poner los dientes en un cazo pequeño con agua que los cubra. Llevar a ebullición y escaldar durante 3 minutos. Escurrir el agua y secar el cazo. Volver a poner los ajos con aceite de oliva y freírlos unos 2 minutos. Añadir el vinagre balsámico y el agua y hervir suavemente durante unos 10 minutos. Añadir el azúcar, el romero, el tomillo y una pizca de sal. Seguir cociendo a fuego medio unos 10 minutos, o hasta que la mayor parte del líquido se haya evaporado y el ajo esté cubierto de un "caramelo" oscuro.

4. Para montar la tarta: "desmigajar" los quesos y ponerlos sobre la base bien repartidos. Distribuir los ajos y su caramelo por encima del queso. Batir los huevos, la nata, la crème fraîche y la pimienta. Echar sobre el queso y los ajos, asegurándose de que los ajos se ven por encima de la superficie.



5. Reducir la temperatura del horno a 160°C y meter la tarta. Hornear de 35 a 45 minutos, o hasta que la mezcla se haya cuajado y la parte de arriba esté dorada. Sacar del horno y enfriar. Queda perfecta con una sencilla ensalada de lechuga y pepino, o endibia troceada.


La receta es de este libro, del que ya os enseñé estas ricas tortitas de puerros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada