Galletas de plátano y butterscotch

En mi casa siempre hay algún plátano al que no llegamos a tiempo. Es decir, se hace blandito y feo y la única manera de aprovecharlo es hacer algo dulce. A veces parece que lo hagamos adrede para tener una excusa para hornear algo... cómo si hiciera falta una excusa. ;)

Muchas veces recurrimos al siempre agradecido bizcocho de plátano o, en alguna ocasión, a los panqueques de plátano. Pero esta semana decidí hacer algo diferente, una receta de galletas de plátano que adapté de este libro (del que ya os presenté estas galletas de crema de cacahuete).

La receta original lleva pepitas de chocolate con leche. Como tenía en la despensa pepitas de butterscotch y de chocolate blanco, decidí poner mitad y mitad de cada tipo. El resultado son unas galletas blanditas, afrutadas y dulces (reduje la cantidad de azúcar original, que ya me conozco las recetas americanas) por el plátano y el butterscotch. Como en la receta original, se pueden hacer con pepitas de chocolate con leche, o si os gusta más, con chocolate negro, que siempre queda bien con plátano.


Espero que os guste la receta que hay a continuación...


¡Buen fin de semana!



Ingredientes (para unas 30 galletas pequeñas, o 12-15 grandes)
1 1/2 tazas de harina
1/4 de cucharadita de levadura en polvo
1/4 de cucharadita de sal
3/4 de taza de mantequilla pomada
1/3 de azúcar moreno
1 huevo grande
2 cucharaditas de esencia de vainilla
1/2 taza de plátano muy maduro hecho puré
1 taza de copos de avena
1 taza de pepitas de butterscotch, o chocolate con leche, negro o blanco, o una mezcla

Preparación
1. Precalentar el horno a 180° y preparar una bandeja para galletas con papel de hornear o un tapete de silicona.
2. En un cuenco mediano, mezclar la harina, la levadura y la sal. Apartar.
3. En un cuenco grande, batir la mantequilla y el azúcar moreno hasta que estén bien mezclados, unos 2 minutos. Añadir el huevo y la vainilla y batir hasta que se mezclen. Añadir el plátano y luego la mezcla de harina y mezclar. Echar la avena y las pepitas de butterscotch o chocolate. Mezclar hasta que estén bien distribuidos.
4. Con una cuchara normal o de helado, echar montoncitos sobre la bandeja para hornear (yo los hice muy grandes, pero pueden ser del tamaño más o menos de una pelota de golf).
5. Hornear las galletas de 10 a 14 minutos (dependiendo del tamaño) hasta que estén ligeramente doradas y casi firmes en el centro al tocarlas.
6. Pasarlas a una rejilla para que se enfríen (cuidado, son blanditas).



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada