TOP 10: Cosas curiosas sobre Corea (2a parte)

¡Buenas! Aquí estoy de nuevo, con la continuación del post anterior sobre las cosas que me han sorprendido desde que vine a vivir a Corea. La lista no está en un orden específico. Es más bien una recolección anecdótica, subjetiva y personal. ;)  ¿Seguimos?

6. El color rosa
El color rosa chicle, ese 'rosa Barbie', se suele reservar en Europa y USA para juguetes cursis y vestidos de princesa. Sin embargo, en Corea está presente en productos que no me esperaba. Aparte de que los chicos jóvenes pueden llevar toques de este tipo de rosa sin problemas, o que se ve en accesorios de telefonía o productos de papelería, lo que más me sorprendió es encontrarlo en tantos productos para el hogar. Cuando fuimos a comprar cosas para la casa, fue curioso ver sartenes, tendederos, electrodomésticos (o no hablemos ya de toallas o paños de cocina) en este color. Ahora puedo decir que tengo una sartén rosa. :)



7. Cultura del coche
Corea es un país de coches. No sé si esto me sorprendió demasiado, sabiendo que son un país líder en producción de automóviles con marcas como Hyundai, Kia, SsangYong o Daewoo. A la gente le gusta su coche y muchas ciudades no son tan cómodas para los peatones como debieran. En Daejeon, los pasos de peatones con semáforo suelen tardar bastante en ponerse en verde para los caminantes y duran un suspiro, mientras que los coches fluyen rápidamente sin problema. Y esa es otra curiosidad, en muchas zonas de la ciudad el límite de velocidad puede ser de hasta 80 km/h. Los conductores son bastante agresivos conduciendo (he visto un par de veces a una ambulancia intentando hacerse camino entre el rápido tráfico que no cedía), pero a la vez no parecen agresivos hacia otros conductores. No se oye el claxon en los atascos como en otros sitios. ;)



8. Paga la cuenta al salir
Esta es una costumbre que la verdad me gusta mucho. En los restaurantes de Corea siempre se paga al salir. No hay que esperar a que te traigan la cuenta, y tú mismo te levantas cuando quieres y vas a la caja de la entrada a pagar por tu comida o cena. Me parece que agiliza el servicio y ahorra el tener que llamar al camarero o camarera, esperar la cuenta, el cambio, que te devuelvan la tarjeta, etc.



9. Redondear... hacia abajo
Esto es simplemente una cuestión práctica, pero que no deja de sorprender. Sobre todo en los taxis, si la carrera sale un número poco redondo, por ejemplo 10,100 won, el taxista redondea hacia abajo a 10,000 won. Me ha pasado varias veces. Y también en una tienda en la que el cambio salía algo complicado y la dependienta (y dueña) redondeó hacia abajo el total, también a modo de agradecimiento por comprar bastante.



10. No hace falta decir adiós
Una curiosidad cultural que tuve que confirmar con un amigo coreano. Cuando hablan por teléfono, los coreanos no se suelen despedir. Imaginaos en español o en inglés, que a veces estás un buen rato despidiéndote, que si esto que si lo otro, hasta que cuelgas por fin. En Corea simplemente dicen lo que tienen que decir y cuelgan sin más. Ni adiós ni nada. Muy práctico. :)


<<>>

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada